+34 667881801
+7 9616934202
Сегодня
Наше видео
Погода
Santander
+11...+17° C
Поделитесь с друзьями
Позвонить нам на Skype
Skype Me™!

Capítulo-5. Las Aventuras de Tom Sawyer. español-ruso

Глава-5 К середине молитвы появилась муха - Capitulo-5 Hacia la mitad del rezo se posó una mosca

Capítulo 5 - Глава 5

 

1           A eso de las diez y media
2           la campana de la iglesia
3           empezó a tañer con voz cascada,
4           y la gente fue acudiendo
5           para el sermón matinal.
6           Los niños de la escuela dominical
7           se distribuyeron por toda la iglesia,
8           sentándose junto a sus padres,
9           para estar bajo su vigilancia.
10         Llegó tía Polly,
11         y Tom, Sid y Mary se sentaron a su lado.
12         Tom fue colocado del lado de la nave
13         para que estuviera todo lo lejos posible
14         de la ventana abierta
15         y de las seductoras perspectivas del campo
16         en un día de verano.
17         La multitud iba llenando la iglesia:
18         el administrador de Correos,
19         un viejecito venido a menos
20         y que había conocido tiempos mejores,
21         el alcalde y su mujer –
22         pues tenían allí alcalde,
23         entre las cosas necesarias –;
24         el juez de paz.
25         Después entró la viuda de Douglas,
26         guapa, elegante, cuarentona,
27         generosa, de excelente corazón y rica,
28         cuya casa en el monte
29         era el único palacio de los alrededores,
30         y ella
31         la persona más hospitalaria y desprendida
32         para dar fiestas
33         de las que San Petersburgo se podía envanecer;
34         el encorvado y venerable comandante Ward
35         y su esposa;
36         el abogado Riverson,
37         nueva notabilidad en el pueblo.
38         Entró después la más famosa belleza local,
39         seguida de una escolta de juveniles tenorios
40         vestidos de dril y muy peripuestos;
41         siguieron todos los horteras del pueblo,
42         en corporación,
43         pues habían estado en el vestíbulo
44         chupando los puños de sus bastones
45         y formando un muro circular de caras bobas,
46         sonrientes, acicaladas y admirativas,
47         hasta que la última muchacha
48         cruzó bajo sus baterías;
49         y detrás de todos,
50         el niño modelo, Willie Mufferson,
51         acompañando a su madre
52         con tan exquisito cuidado
53         como si fuera de cristal de Bohemia.
54         Siempre llevaba a su madre a la iglesia,
55         y era el encanto de todas las matronas.
56         Todos los muchachos le aborrecían:
57         a tal punto era bueno;
58         y además, porque a cada uno
59         se lo habían «echado en cara» mil veces.
60         La punta del blanquísimo pañuelo
61         le colgaba del bolsillo como por casualidad.
62         Tom no tenía pañuelo,
63         y consideraba a todos los chicos que lo usaban
64         como unos cursis.
65         Reunidos ya todos los fieles,
66         tocó una vez más la campana
67         para estimular a los rezagados y remolones,
68         y se hizo un solemne silencio
69         en toda la iglesia,
70         sólo interrumpido por las risitas contenidas
71         y los cuchicheos del coro, allí en la galería.
72         El coro siempre se reía y cuchicheaba
73         durante el servicio religioso.
74         Hubo una vez un coro de iglesia
75         que no era mal educado,
76         pero se me ha olvidado en dónde.
77         Ya hace de ello muchísimos años
78         y apenas puedo recordar nada
79         sobre el caso,
80         pero creo que debió de ser en el extranjero.
81         El pastor indicó el himno
82         que se iba a cantar,
83         y lo leyó deleitándose en ello,
84         en un raro estilo,
85         pero muy admirado en aquella parte del país.
86         La voz comenzaba en un tono medio,
87         y se iba alzando, alzando,
88         hasta llegar a un cierto punto;
89         allí recalcaba con recio énfasis la palabra
90         que quedaba en la cúspide,
91         y se hundía de pronto como desde un trampolín:
92         ¿He de llegar yo a los cielos
93         pisando nardos y rosas
94         Mientras otros van luchando
95         entre mares Borrascosas?
96         Se le tenía por un pasmoso lector.
97         En las «fiestas de sociedad»
98         que se celebraban en la iglesia,
99         se le pedía siempre que leyese versos;
100       y cuando estaba en la faena,
101       las señoras levantaban las manos
102       y las dejaban caer desmayadamente en la falda,
103       y cerraban los ojos
104       y sacudían las cabezas, como diciendo:
105       «Es indecible;
106       es demasiado hermoso:
107       ¡demasiado hermoso para este mísero mundo!»
108       Después del himno, el reverendo mister Sprague
109       se trocó a sí mismo en un tablón de anuncios
110       y empezó a leer avisos
111       de mítines y de reuniones
112       y cosas diversas, de tal modo
113       que parecía que la lista iba a estirarse
114       hasta el día del juicio:
115       extraordinaria costumbre
116       que aún se conserva en América,
117       hasta en las mismas ciudades,
118       aun en esta edad de abundantes periódicos.
119       Ocurre a menudo
120       que cuanto menos justificada está
121       una costumbre tradicional,
122       más trabajo cuesta desarraigarla.
123       Y después el pastor oró.
124       Fue una plegaria de las buenas,
125       generosa y detallada:
126       pidió por la iglesia
127       y por los hijos de la iglesia;
128       por las demás iglesias del pueblo;
129       por el propio pueblo;
130       por el condado,
131       por el Estado,
132       por los funcionarios del Estado;
133       por los Estados Unidos;
134       por las iglesias de los Estados Unidos;
135       por el Congreso; por el Presidente;
136       por los empleados del Gobierno;
137       por los pobres navegantes,
138       en tribulación en el proceloso mar;
139       por los millones de oprimidos
140       que gimen bajo el talón de las monarquías europeas
141       y de los déspotas orientales;
142       por los que tienen ojos y no ven
143       y oídos y no oyen;
144       por los idólatras en las lejanas islas del mar;
145       y acabó con una súplica
146       de que las palabras que iba a pronunciar
147       fueran recibidas con agrado y fervor
148       y cayeran como semilla en tierra fértil,
149       dando abundosa cosecha de bienes.
150       Amén.
151       Hubo un movimiento general,
152       rumor de faldas,
153       y la congregación, que había permanecido en pie,
154       se sentó.
155       El muchacho cuyos hechos se relatan en este libro
156       no saboreó la plegaria:
157       no hizo más que soportarla,
158       si es que llegó a tanto.
159       Mientras duró, estuvo inquieto;
160       llevó cuenta de los detalles, inconscientemente –
161       pues no escuchaba,
162       pero se sabía el terreno de antiguo
163       y la senda que de ordinario seguía el cura por él –,
164       y cuando se injertaba en la oración
165       la menor añadidura,
166       su oído la descubría
167       y todo su ser se rebelaba con ello.
168       Consideraba las adiciones
169       como trampas y picardías.
170       Hacia la mitad del rezo se posó una mosca
171       en el respaldo del banco
172       que estaba sentado delante del suyo,
173       y le torturó el espíritu
174       frotándose con toda calma las patitas delanteras;
175       abrazándose con ellas la cabeza
176       y cepillándola con tal vigor
177       que parecía
178       que estaba a punto de arrancarla del cuerpo,
179       dejando ver el tenue hilito del pescuezo;
180       restregándose las alas con las patas de atrás
181       y amoldándolas al cuerpo
182       como si fueran los faldones de un chaquet
183       puliéndose y acicalándose con tanta tranquilidad
184       como si se diese cuenta
185       de que estaba perfectamente segura.
186       Y así era en verdad,
187       pues aunque Tom sentía en las manos
188       una irresistible comezón de atraparla,
189       no se atrevía:
190       creía de todo corazón
191       que sería instantáneamente aniquilado
192       si hacía tal cosa en plena oración.
193       Pero al llegar la última frase
194       empezó a ahuecar la mano
195       y a adelantarla con cautela,
196       y en el mismo instante de decirse el «Amén»
197       la mosca era un prisionero de guerra.
198       La tía le vio y le obligó a soltarla.
199       El pastor citó el texto
200       sobre el que iba a versar el sermón,
201       y prosiguió con monótono zumbido de moscardón,
202       a lo largo de una homilía tan apelmazada
203       que a poco muchos fieles
204       empezaron a dar cabezadas:
205       y sin embargo,
206       en «el sermón» se trataba de infinito fuego
207       y llamas sulfurosas
208       y se dejaban reducidos los electos
209       y predestinados a un grupo tan escaso
210       que casi no valía la pena salvarlos.
211       Tom contó las páginas del sermón;
212       al salir de la iglesia siempre sabía
213       cuántas habían sido,
214       pero casi nunca sabía nada más
215       acerca del discurso.
216       Sin embargo, esta vez
217       hubo un momento
218       en que llegó a interesarse de veras.
219       El pastor trazó un cuadro
220       solemne y emocionante
221       de la reunión de todas las almas de este mundo
222       en el milenio,
223       cuando el león y el cordero yacerían juntos
224       y un niño pequeño los conduciría.
225       Pero lo patético, lo ejemplar,
226       la moraleja del gran espectáculo
227       pasaron inadvertidos para el rapaz:
228       sólo pensó en el conspicuo papel
229       del protagonista
230       y en lo que se luciría a los ojos de todas las naciones;
231       se le iluminó la faz con tal pensamiento,
232       y se dijo a sí mismo todo lo que daría
233       por poder ser él aquel niño,
234       si el león estaba domado.
235       Después volvió a caer en abrumador sufrimiento
236       cuando el sermón siguió su curso.
237       Se acordó de pronto
238       de que tenía un tesoro,
239       y lo sacó.
240       Era un voluminoso insecto negro,
241       una especie de escarabajo
242       con formidables mandíbulas:
243       un «pillizquero», según él lo llamaba.
244       Estaba encerrado en una caja de pistones.
245       Lo primero que hizo el escarabajo
246       fue cogerlo de un dedo.
247       Siguió un instintivo papirotazo;
248       el escarabajo cayó
249       dando tumbos en medio de la nave,
250       y se quedó panza arriba,
251       y el dedo herido fue, no menos rápido,
252       a la boca de su dueño.
253       El animalito se quedó allí,
254       forcejeando inútilmente con las patas,
255       incapaz de dar la vuelta.
256       Tom no apartaba de él la mirada,
257       con ansia de cogerlo,
258       pero estaba a salvo,
259       lejos de su alcance.
260       Otras personas, aburridas del sermón,
261       encontraron alivio en el escarabajo
262       y también se quedaron mirándolo.
263       En aquel momento un perro de lanas, errante,
264       llegó con aire desocupado,
265       amodorrado con la pesadez y el calor de la canícula,
266       fatigado de la cautividad,
267       suspirando por un cambio de sensaciones.
268       Descubrió el escarabajo;
269       el rabo colgante se irguió
270       y se cimbreó en el aire.
271       Examinó la presa;
272       dio una vuelta en derredor;
273       la olfateó desde una prudente distancia;
274       volvió a dar otra vuelta en torno;
275       se envalentonó
276       y la olió de más cerca;
277       después enseñó los dientes
278       y le tiró una dentellada tímida,
279       sin dar en el blanco;
280       le tiró otra embestida, y después otra;
281       la cosa empezó a divertirle;
282       se tendió sobre el estómago,
283       con el escarabajo entre las zarpas,
284       y continuó sus experimentos;
285       empezó a sentirse cansado,
286       y después, indiferente y distraído,
287       comenzó a dar cabezadas de sueño,
288       y poco a poco el hocico fue bajando
289       y tocó a su enemigo,
290       el cual lo agarró en el acto.
291       Hubo un aullido estridente,
292       una violenta sacudida de la cabeza del perro,
293       y el escarabajo fue a caer
294       un par de varas más adelante,
295       y aterrizó como la otra vez, de espaldas.
296       Los espectadores vecinos
297       se agitaron con un suave regocijo interior;
298       varias caras
299       se ocultaron tras los pañuelos y abanicos,
300       y Tom estaba en la cúspide de la felicidad.
301       El perro parecía desconcertado,
302       y probablemente lo estaba;
303       pero tenía además resentimiento en el corazón
304       y sed de venganza.
305       Se fue, pues, al escarabajo,
306       y de nuevo emprendió contra él
307       un cauteloso ataque,
308       dando saltos en su dirección
309       desde todos los puntos del compás,
310       cayendo con las manos
311       a menos de una pulgada del bicho,
312       tirándole dentelladas cada vez más cercanas
313       y sacudiendo la cabeza
314       hasta que las orejas le abofeteaban.
315       Pero se cansó, una vez más, al poco rato;
316       trató de solazarse con una mosca,
317       pero no halló consuelo;
318       siguió a una hormiga,
319       dando vueltas con la nariz pegada al suelo,
320       y también de eso se cansó en seguida;
321       bostezó, suspiró,
322       se olvidó por completo del escarabajo...
323       ¡y se sentó encima de él!
324       Se oyó entonces
325       un desgarrador alarido de agonía,
326       y el perro salió disparado por la nave adelante;
327       los aullidos se precipitaban, y el perro también;
328       cruzó la iglesia frente al altar,
329       y volvió, raudo, por la otra nave;
330       cruzó frente a las puertas;
331       sus clamores llenaban la iglesia entera;
332       sus angustias crecían al compás de su velocidad,
333       hasta que ya no era más que un lanoso cometa,
334       lanzado en su órbita
335       con el relampagueo y la velocidad de la luz.
336       Al fin, el enloquecido mártir
337       se desvió de su trayectoria
338       y saltó al regazo de su dueño;
339       éste lo echó por la ventana,
340       y el alarido de pena
341       fue haciéndose más débil por momentos
342       y murió en la distancia.
343       Para entonces toda la concurrencia
344       tenía las caras enrojecidas
345       y se atosigaba
346       con reprimida risa,
347       y el sermón se había atascado,
348       sin poder seguir adelante.
349       Se reanudó en seguida,
350       pero avanzó claudicante y a empellones,
351       porque se había acabado
352       toda posibilidad de producir impresión,
353       pues los más graves pensamientos
354       eran constantemente recibidos
355       con alguna ahogada explosión
356       de profano regocijo,
357       a cubierto del respaldo
358       de algún banco lejano,
359       como si el pobre párroco
360       hubiese dicho alguna gracia
361       excesivamente salpimentada.
362       Y todos sintieron como un alivio
363       cuando el trance llegó a su fin
364       y el cura echó la bendición..  
365       Tom fue a casa contentísimo,
366       pensando que había un cierto agrado
367       en el servicio religioso
368       cuando se intercalaba en él una miaja de variedad.
369       Sólo había una nube en su dicha:
370       se avenía a que el perro jugase con el «pillizquero»,
371       pero no consideraba decente y recto
372       que se lo hubiese llevado consigo.

Перейти к следующей главе

наверх

   

Mark Twain

Интересные факты

Mark Twain

текст Интересные факты находится в разработке, он появится на сайте в ближайшее время текст Интересные факты находится в разработке, он появится на сайте в ближайшее время текст Интересные факты находится в разработке, он появится на сайте в ближайшее время текст Интересные факты находится в разработке, он появится на сайте в ближайшее время текст Интересные факты находится в разработке, он появится на сайте в ближайшее время текст Интересные факты находится в разработке, он появится на сайте в ближайшее время текст Интересные факты находится в разработке, он появится на сайте в ближайшее время

Перейти к следующей главе

наверх


Пришлите свое сообщение по этому адресу, и мы ответим вам в ближайшее время.

imagen

Design